martes, 14 de mayo de 2013

Martes Musicales




   Mi amigo Antoñito también conocido como @callejonero en twitter, tiene un raro proyecto que a la vez es muy simple. Se trata del hastag #MartesMusicales. Es curioso esto para alguien como yo, que odia  tremendamente  el día consagrado al dios de la guerra, como ya comenté alguna vez.
  
  Los terribles Martes pueden ser terribles en muchos sentidos, pueden ser  llamadas del pasado, historias nuevas en viejas paredes, gente abusona, alergia letal y devastadora que ataca todos los flancos posibles, bodas varias,  reuniones absurdas a la hora de la siesta, el laberinto de la Antropología, el  reloj implacable que te impide llegar a todo…
   No me gusta hundirme en mi miseria, intento compensarlo con la increíble opción de estar en una universidad con varios tiradores de cerveza, pulseras florentinas, mucho chocolate en la merienda, buena compañía, pizza de Santa Clara, esparcimientos varios, y si para colmo tu madre hace batidos de frutas y te adelanta un regalo de cumpleaños, se sobrelleva la cosa.

   Las vueltas al pasado son tan imprevisibles que pueden ser un puñadito de canciones en un disco olvidado que aparece sin saberse como…
   Una de esas canciones, la que más me ha reconciliado con el mundo es la que dejo aquí y la que le dejo hoy a Antonio de forma algo peculiar para sus #MartesMusicales

5 comentarios:

Antonio Aranda Colubi dijo...

¡Bien! esos martes guerreros tenían que empezar a ser mejores.... gracias por el detalle y la canción.

besos
Antonio

Naranjito dijo...

Los martes, vale. Pero odio los jueves, con música y sin música, !los odios! !por Jupiter!
Un abrazo, gatilla.

La gata Roma dijo...

Juas Antonio, no sé que decirte, el de ayer fue de los peores de los últimos tiempos…

Naranjito, cada uno sus manías, a mí los Jueves no me desagradan nada de nada…

Al menos hoy llueve…

Baci

ALBERTO dijo...

Cada vez que amanece un martes, y en ese ejercicio de paciencia 'acoírea' al que te someto desde hace meses, siempre intento que la versión del día, especialmente para estos malditos martes, sea la mejor posible (sé que no siempre es así...).
Cualquier día, el menos esperado, a veces las cosas no se buscan, solo se encuentran, casi por azar o por el destino, o por vete tú a saber qué razón, esa tendencia cambiará, ocurrirá algo que cambie esa percepción de ese dia como fatídico o marcado por la negatividad. Estoy seguro.
Mientras mis buenos deseos para ti, que lo son para todos los días de la semana, los hago con más hincapié en ese día tremendo.
Besotes!!

La gata Roma dijo...

Se agradece ese intento por hacer los martes llevaderos… pero cuando vienen doblados, vienen…

Kisses

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...