martes, 6 de abril de 2010

Una semana, mil detalles…


Cerraba al fin los ojos, había sido un día muy largo… Entonces sentí aquella sensación, ya ni me acordaba… Siempre que acabo una Estación de Penitencia me ocurre lo mismo; cuando estoy en la cama siento la sensación del antifaz en mi cara. Era raro, no me acordaba de aquella tontería, pero me gustó sentirlo. Quizás ha sido esa, la Semana Santa de “la tontería”, las pequeñas cosas, el detalle milimétrico o a veces grande que ha ido hilando cada momento, cada día… Con miles de pinceladas como la del final de ese Martes Santo, podría contar la semana, del derecho y del revés, con orden, sin él… Podría empezar por el Domingo de Ramos, día que comenzó trianero y acabó amargurista…
Detenerme en Bárbara que ponía sellitos en la puerta de la Estrella, en ese trozo de calle Feria que llegó al Altozano con chicharrones incluidos… Podría saltar al Jueves, que fue día de sagrarios, mantilla por supuesto, y monaguillitos del Valle que me agasajaron de caramelos por aquello, por llevar mantilla… Recuerdo a uno que tendría no más de cuatro años y me decía: ¿Sabes que estas cartas se llaman estampitas? El Miércoles con ellos, que de risas, que de incienso… Me viene a la mente la imagen de cierta persona con la cabeza casi dentro de una tuba de Tejera y me tengo que reír recordando esa tarde-noche, con alegría, con nostalgia… Firmaría para los años venideros una Estación de Penitencia como esta, la firmaría en cuanto a lo personal, al camino, al tiempo, a la proximidad con el palio, el discurrir de la cofradía en general ya sería para analizarlo en otro lado… se me partía el alma el Lunes comprando el pan, con la radio puesta, sabiendo que tras un antifaz de San Pablo yo conocía uno de esos rostros que no paraba de llorar… Y la Madrugá… muy corta para mí este año, pero no se puede estar a todo… A veces la Semana Santa son ritos cambiantes, unos se incorporan, otros se aplazan, y benditos sean, benditas incorporaciones como esa foto con mi Virgen de los Desamparados el Jueves Santo, acompañada de más mantillas, más mantillas como las que me crucé en la calle Gerona entre las cuales no estaba Reyes, pero lo dicho, en años venideros…

El milagro de un Viernes sin lluvia era el regalo para ese muñidor que se retira, una pena, nunca conocí otro rostro que no fuera el de ese hombre portando la campana y ahora… El Sábado hubo un estreno, en mi opinión merecido, méritos propios hizo una hermandad con más empeño en recuperar que en crear algo que bajo mi punto de vista aporta poco, y sólo es mi opinión, pero el catálogo de misterios grandes y dolorosas guapas de ojos claros ya estaba saturado… Y tras eso, la Soledad, la plaza, las saetas reducidas… Algunas ausencias, algunos nuevos y algo que no cambia, el cierre de la puerta, un año más… Me encanta ese momento, y desearía que no llegara nunca…
Me habría quedado en la sacristía el Martes Santo departiendo y reponiéndome con mis hermanos, en una oración silente el Jueves en el convento de las Clarisas, me habría quedado frente al Jano viendo La Mortaja, en la primera trasera revirando que nos regalaba la Virgen de la Paz o admirándome mil veces en el genial cortejo Servita… incluso antes, en el eco que me llegaba de una saeta, o mucho, mucho antes, en el traslado de el hijo de Dios que lloraba como hombre el Viernes de Dolores… pero no pudo ser, las cosas pasan, la Semana Santa tiene que durar lo que dura, con sus excesos, sus defectos, sus infinitas cosas buenas, y tiene que empezar, y acabarse para echarla de menos, para volver a esperarla, para que mi bolso mantillero repleto de estampas montesioneras duerma el sueño de los justos, para que la Madrugá de aguardiente vuelva a saber a gloria… al fin y al cabo lo decía Sergio, ya ha empezado la Semana Santa 2011.

22 comentarios:

La gata Roma dijo...

El vídeo de la saeta es regularcillo, pero el audio es genial, la voz del Lombo ayuda bastante, además es hermano de la hdad y eso le pone un toque especial a la cosa…

Zapateiro dijo...

Si te dijera ahora mismo lo que he sentido al leer cada frase tuya me tomarían por cursi, así que me lo ahorro aunque imagino que sabrás más o menos cómo me siento.

Es cierto que todo tiene que terminar y durar lo justo para que se pueda seguir soñando pero ese poder cerrar la semana con una puerta faltó y algo se ha quedado pendiente dentro de mí.

El año siguiente se cogerá con más ganas si cabe. Ya hemos empezado la cuenta atrás.

Un beso enorme.

El callejón de los negros dijo...

¿Estabas en San Jacinto en la salida de La Estrlla? a escasos metros nos encontrabamos nosotros...

De este camino de ida y vuelta entre los de San Jacinto y los de la calle Feria tiene mucho mi semana santa que ya es historia... algun día ficcionaré sobre la realidad... pero eso es otra historia.

Aunque no nos hayamos visto... te he podido ver reflejada en la luna y podido seguir tu sombra ....

Felicidades por los pellizcos que nos traes. Por vivirlos y contarlos.

Antonio

Sibelius dijo...

Gata for pregonera.

Entre la sospresas de este año me llevo conocerte en persona el Martes Santo camino de ir buscando Los Estudiantes, al pasar por la calle Granada.

Du Guesclin dijo...

Esa tuba de Sales y Ferré... Lo compartido me encantó y lo que no viví pero he leído mas aún.

Falta poco mas de un año, pero hasta entonces quedan tantas vivencias y sensaciones... Y el asalto al bar de los mostradores de terciopelo, que el sábado fue fallido.

Saludos.

Dama dijo...

Mi bolso mantillero iba hasta las trancas de estampas santacatalineras, espero que no te defraudara el final del Domingo de Ramos.

Me encanta tu post - semana santa, es muy particular.

La gata Roma dijo...

E

Zapateiro, si la primera cursi soy yo, y lo del final de tu semana… pues eso, una pena pero este año ha sido así.

Antonio no, fui por la mañana, visité los pasos sin movimiento y luego en Reyes Católicos… casi fue decepcionante… Antonio, yo también sé que estábamos cerca aunque no nos viéramos.

Sibelius, imagino que cruzarías por delante del Libro famoso, y lo de famoso no es broma, le hicieron más fotos que a Paquirrín el día de su Comunión. Y lo de los pregones, vamos a dejarlo, que a mí los atriles me dan algo de respeto, y de alergia también…

Du Guesclin, esa tuba… que maravilla, es que no paro de acordarme y esa risa en algún momento me causará un problema o algo… Y el bar de terciopelo y damasco.. no me tientes, que estamos allí ya mismito…

Dama, la Amargura nunca me decepciona, el manto de las Lágrimas tampoco. Y lo de peculiar… yo creo que todos tenemos peculiares visiones de esta semana…

Kisses a puñaos

Moe de Triana dijo...

Ya te lo he dicho pero lo repito, la parte final del texto mancantao, las cosas duran lo que tiene que durar, y eso es una gran verdad, en el equilibrio está la virtud y unos días más de Semana Santa los iba a aguantar Sanani...porque yo ya por últimas estaba que andaba porque veía andar.

Me alegra que hayas disfrutado esta semana porque ya hasta el 2011 no hay otra.

¡Ah¡ Y mil gracias a tí y a Mer por colarme y aguantarme en los palcos y mostrarme los encantos más orténticos de la calle Feria...


Un saludaso.

Humilladero y El Mirador dijo...

las cosas pasan, la Semana Santa tiene que durar lo que dura, con sus excesos, sus defectos, sus infinitas cosas buenas, y tiene que empezar, y acabarse para echarla de menos, para volver a esperarla...
En eso consiste todo...
Saludos

Híspalis dijo...

Preciosa entrada. Como siempre encanta leer tu forma de narrar, y más si se trata de un sentimiento compartido como es la S.Santa.

El video de la Saeta es maravilloso. Lo importante es el audio (lo tomaré prestado para mi Blog o para el Facebook, bien lo merece). Por cierto que, en Madrugá, viví una maravillosa saeta de este artista de apellido Lombo le cantó a la Macarena. Aún tengo lo pelos de punta cada vez que la recuerdo.

Lo dicho, gracias por esta entrada y por compartir con nosotros tu forma íntima de vivir la Semana Santa.

Un beso Mercedes.

Zapateiro dijo...

Híspalis pues según tengo entendido al Lombo se le fue la oreja tela en la saeta que comentas. A ver si bicheo en youtube y doy con ella, pero las fuentes que me informan son de fiabilidad absoluta. Además, en fin, hay que ser cateto para cantar en la campana una saeta..., con perdón.

elgallolombardo dijo...

Las saetas en Campana ya se sabe. Pagandini le llaman.

Anónimo dijo...

He releido alguna de tus entradas sobre Semana Santa y veo que para tí es la esencia de tu vida... te alegra, te da placer, te hace sentir sensaciones irrepetibles año tras año... es tu propio orgasmo... una gran Semana Santa la mía... no he visto ningún paso pero he disfrutado de lujo... prefiero otras clases de orgasmos...

Un saludo!!!

La gata Roma dijo...

Al final me estoy desintoxicando antes de lo que pensaba… y gracias a mi madre creo que mi capa azul ya ni tiene cera idem…

Moe, nada que agradecer, un placer tenerte de invitado, habría sido una pena que no vieras “como se cierra la puerta” y lo de la calle Feria… anda que cualquiera que te lea, puede llevar a confusión vaya, jeje

Humilladero, si, es esa medida de las cosas que en el momento que falta desequilibra todo…

El vídeo Pepe la verdad es que es pelín cutre, pero si te gusta. Vamos, yo agradezco a quien lo grabó y lo colgó que rescatara el momento, pero la tecnología llega hasta donde llega…

Zapateiro, por lo que tengo entendido el que pegó el pinchazo con la saeta a la Macarena fue Álex Ortíz, que aunque está en la escuela del Sacri eso no es garantía de nada…. Aunque lo mismo al Lombo también se le fue.. De todas formas a mí la que me pesa es la que le canta a su hermandad y la mía… Y lo de las saetas en la Campana y la Carrera Oficial en general tiene su cosa. Es algo raro pero total, desde que todas las hermandades tienen saetas contratadas a la salida, en ocasiones de dudosa calidad, la cosa algo de magia perdió… Yo he visto saetas desde Filella (el balcón se entiende) y quedan algo raras. Aunque había un hombre que cada año le cantaba a cierta cofradía periférica desde su silla y oye, era curioso aquello… De todas formas, ya para ti y Elgallolombardo, diré que en los años setenta las saetas en la Campana es que eran muchas y de bastante calidad, Mairena entre otros; lo que pasa es que dejó de estar de moda, como la educación que esta semana también se ha visto que no se lleva mucho… jeje

Bueno, Elgallolombardo, lo dicho y bienvenido.
Anónimo, no sé si te conozco, creo que sí. Si estoy en lo cierto y eres quien pienso, no es una salida rara en ti; si me equivoco, pues nada, en cualquiera de los dos casos es una apreciación tan respetable como absurda.

Kisses a todos.

Sibelius dijo...

perdidaentrelaniebla.blogspot.com/

txernòbil brain dijo...

patapum xis pum

Salva dijo...

He leído lo de tu pertenencia a la masonería en el blog de Bob Esponja. No sabía nada. Mis dos abuelos lo fueron en Navarra y mi padre colaboró con ellos en Málaga.

tu amigo salva.

el aguaó dijo...

Como digo en mi blog, siempre he visto el final de la Semana Santa como un palio alejándose. Siempre me ha gustado ver un palio irse a los sones de una buena marcha (Virgen del Valle, Jesús de las Penas, Mater Mea...), y quizás de esa forma se me representa ese final, envuelto en nostalgia y melancolía, pero necesarias ambas, como la tristeza que nos embarga.

La Semana Santa son siete días, y su duración es una de las cosas que la hace especial. "[...]y tiene que empezar, y acabarse para echarla de menos, para volver a esperarla", una de las grandes verdades.

Me ha encantado tu entrada querida Gata. Besos miles.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Oh!

Justa y Rufina dijo...

Ya empezamos la cuenta atrás!!!!


Me ha encantado tu entrada.

La gata Roma dijo...

Sibelius, anotamos la recomendación.
Chernobil… ¿explosión?
Salva, manifiéstate por otro canal si somos amigos, que yo ahora mismo sólo conozco a un Salva y no me lo imagino yo en lances masones
Aguaó, hace poco me preguntaron por mi obsesión con las traseras de palio.. y es que no hay nada más bello, como las mantillas de espaldas… Y ahora a descontar días nuevamente…
Gracias por el asombro Juan, estrella de los medios.
Muchas gracias Justa y Rufina… Espero que nos entretengamos bien en esta nueva cuenta atrás… Los sevillanos disfrutamos esperando realmente…


Besos a todos

Carlos dijo...

Ya ha empezado en Málaga también :)

Hacía tiempo que iba a la de Sevilla, pero se me ha quedado grabado para siempre el momento en que un trono, el de la Redención creo que se llama, entraba en Sierpes al son de la marcha "Rocío del cielo" o algo así. Fue un instante, la casualidad o que se yo hizo pasar por allí antes de regresar, y bastó para entender el Sur.

¡Felicidades por el post y el blog!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...