viernes, 6 de agosto de 2010

MSC


Ayer me acordé de ella, buscando a otra persona en la agenda del móvil caí en la cuenta. No sé si soy tan tonta y nunca me había percatado de ese pequeño detalle, no sé si después de un curso pasando lista y poniendo nuestros nombres en portadas de trabajos, no me había dado cuenta de que ella y yo tenemos las mismas iniciales, MSC. Total, una chorrada como cualquier otra, una de tantas tonterías mías que quedan en la intimidad del diario y la cotidianidad. Pero al acordarme de ella me di cuenta de que la echo de menos. No sé si la extraño a ella concretamente, o a lo que representa, o a como es… Mi hippy trasnochada, mi mejor amiga de treinta y tantos, mi compañera de banca, a la que hace ya demasiado que no veo…. Pensé en como estoy ahora, en la ociosidad excesiva que a veces lleva al cansancio injustificado, a la desgana… Le doy a todo demasiadas vueltas, me sobran horas para pensar, y ojo, en cierto modo pienso que las necesito pero por otra parte, quizás vaya a sobrepasar el límite…. Y con esta nimiedad de las iniciales me he acordado de ella, y he imaginado lo que me diría si desmenuzara ante ella todo lo que me ronda. Tal vez ni me haría falta decirle mucho, tres frases podrían bastarle para que comenzara a sonreír, me dijera que aún soy joven, me dijera su opinión, me contara una anécdota, o quizás alguna tontada que nada tuviera que ver para que yo relativizara todo… Acabaría mirándome, soltando alguna sentencia blanca de las suyas del tipo: “Ay, eres tan mayor, y a la vez tan pequeña” Y yo me reiría y haríamos la fotosíntesis en el banco más cercano, que no es algo que me guste especialmente, pero sí con ella, con ella me sienta bien.
A veces ve cualidades en mí que ni sabía que tenía, que nadie más ve. A veces creo que confía demasiado en mí, en mi capacidad de solucionarlo todo. A veces es capaz de pintar la realidad con unos trazos tan claros como nadie puede dibujarla, y le gusta llamar a las cosas por su nombre, aunque sea capaz de crear un mundo ideal y fantástico, a su medida, con sus propios colores.
Y me parece curioso haberme acordado tanto de la pintora poeta a la que imagino en su pueblo y el de Martínez Montañés, feliz con los suyos. Pero quien sabe, puede que la llame, o le escriba un correo, o un mensaje en alguna red social, para enseñarle la entrada y que se ría un rato, y puede que volvamos a tener una conversación breve de esas, de MSC a MSC.

18 comentarios:

El Naranjito dijo...

Gatilla Romanilla: Por culpa de tu entrada me obligas a llamar a esos amigos que hace un siglo que no sabes nada de ellos pero lo que sí sabes es que son tus amigos. Grácias

Miguel dijo...

Pues a mi también me has hecho pensar. He cogido la agenda del movil y de la A a la Z tenía algunos olvidados, pero alguno que otro de los de verdad, de los que hablas, de los puros, de los que saben `sonreir y entender kilómetros de vida con tres frases.

Saludos.

Juanma dijo...

La última entrada de tu amiga MSC es soberbia, por cierto.
Cuando os veais tomaros unas palabras a mi salud, por favor.

Besos.

mariapán dijo...

Aaaay, pequeña niña, me hiciste llorar (cómo no)... Gracias por acordarte de mis iniciales, yo suelo hacerlo de las tuyas y, casi siempre, aparece una media sonrisa trasnochada en mí... ya sabes...
Me encuentro en pleno RENACIMIENTO, así que ya estoy preparada para ofrecerte un café ¿te hace?

Gracias, de nuevo, mil gracias... este homenajazo a nuestra amistad me ha recargado por dentro...

Besos chillaos pa ti, preciosa

Necio Hutopo dijo...

Pues eso, que si no es ahora que anda exhibiéndose pública e impúdicamente, cuándo?

Du Guesclin dijo...

Y si te digo que a mi me ha pasado lo mismo mas de una vez... y de dos... eso de cultivar no se me da bien, y eso que lo intento, pero soy un desastre.

Saludos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Creo que nos pasa a todos, los olvidos presentes.
Lo bueno que tiene la amistad verdadera es que no conoce de fechas.
Tengo el ¿defecto? que cuando hablo con un amigo, lo hago como si lo hubiese visto hace unos minutos aunque hayan pasado meses.
Besos, te entiendo

Águeda Torrado dijo...

De ésas veces que nos da por evocar a una persona, al azar, es porque aun existe una historia por contar, por continuar.

Allá comentó. Tomar un café a mi salud.

remuak felina!

La gata Roma dijo...

Hola a todos en un domingo raro, caluroso y gris… que cosas…

Naranjito, espero fuera para bien. Estas cosas es bueno repasarlas de vez en cuando, recordar que aunque no lo parezca, echamos de menos a mucha gente.
Miguel, espero que hicieras alguna llamada.
Juanma, es que es muy grande, en parte or ella me animé a crearme un blog.
¿Y qué te digo María? A mí también se me saltan las lágrimas con tus comentarios, como pasó en tu casa con vino y poemas, jajaja Ha llovido mucho desde aquello, por eso café cuando quieras.
Si Mario, anda mostrándose al mundo en plenitud.
Bueno Du, es mejor cultivar amistades que tener una granja en el “feisbú” jajajaja
Ya veo que me entiendes Rafael, me ha encantado tu comentario, tal vez porque compartimos defecto, o puede que porque lo de los “Olvidos presentes” me ha parecido una expresión maravillosa y genial para definir esto.
Totalmente es así Águeda, la gente a quien no recordamos pasa a otra dimensión… Café a tu salud, con algún azucarillo que nos endulce la vida a todos.


Kisses miles a todos y vuestros amigos recordados

Dama dijo...

He ahí la entrada que cualquier miembro de agenda de móvil anhela tener, por muy poco amigo que se considere.
Pegaros una buena dosis de fotosíntesis en el primer banco que encontréis, nada mejor que reir, charlar y solucionar el mundo con un buen contertulio.
Besos a las dos y enhorabuena, gatuna, eres grande.

misántropo dijo...

En ese banco simbiótico
espero todas las tardes,
sé que es un un poco cobarde,
sé que es un gesto simbólico.

Espero compartir contigo
algo más que un confidencia,
un desgarro de la conciencia,
el asombro de un nuevo amigo.

Pdta: me ha salido un poco moñas

Un beso

Rebeca dijo...

Bueno, yo no me lo pensaría mucho y cogería ese teléfono o ese ordenador para volver estar en contacto con MSC, hay gente que sabe sacar lo mejor de nosotros y por tanto hay que evitar a toda costa perderla.

Gubia dijo...

Siempre es bueno recordar a esos amigos que estan presentes y ausentes, pero que nunca dejan de formar parte de nosotros. Para mi, son los mejores. Y tenemos suerte de contar con ellos.Un abrazo.

carmncitta dijo...

uooo ¡qué bonito post! Cuando he visto la imagen me he acordado de esa bloggera :D

Orleans dijo...

Creo que esa desmemoria que de vez en cuando nos alerta de presencias hace su correcta función.Nuestro cerebro aparca a determinadas personas porque podemos hacerlo, no tenemos que estar en estado de alerta.Nuestra mente vive relajada y tranquila porque es consciente de que a la mínima señal asociativa...recordarás que tienes que pegar a la puerta de quien tú sabes. La amistad tiene estas cosas...que no importa cuándo ni cómo, sólo importa el qué!

La gata Roma dijo...

Muchas gracias Dama, la verdad que yo, que también figuro en alguna agenda que otra, creo que también me gustaría… Y ¡gracias por lo de que soy grande! Tu también, y lo sabes.

Gracias Misántropo, es que hay temas que solo conducen al moñismo… jejeje
Si Rebeca, ya contactamos, incluso respondió por aquí arribita… y el café es lo que nos queda ya…

Totalmente de acuerdo gubia. No estar presente no siempre es lo mismo que estar ausente.

Claro Carmencita, es muy particular en lo que hace, como en su foto de perfil, jejeje

Orle, es todo estímulo reacción, vivimos en la espera constante de un estímulo, y mientras, tirando vamos…

Kisses a todos

El callejón de los negros dijo...

Qué me gustaría veros tomando un café una tarde de estas... digo viendo porque yo me lo tomaría antes para no perderme nada del encuentro...

Besosss a ambas

Antonio

La gata Roma dijo...

Jajaja gracias, pero somos muy normales… algo desquiciadas pero bueno…

Kisses

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...