miércoles, 23 de enero de 2008

CAOS




Me levanto, café, me quejo, tráfico. Llego a ninguna parte, el frío, el suelo, sonrío y pienso. Las uñas, los latidos, el viento, gesticulo, la acera, el dinero. Todas esas respuestas... Escucho, camino, olvido, mi mano, la identidad, la niebla, el techo. Oigo, recuerdo, salto, me araño, el bolígrafo. Rebusco, río con ganas, el rimel, bajo, ayudo, un grito, subo. Comento, prohibido, te veo, cohesión, lento. Ahora, cargada de la inseguridad más segura, lloro por dentro. Me llaman, piso, lamentos, papeles rotos, el eco, la pantalla. Río sin ganas, los guantes, la música, ahora rojo, te olvido. La plata, asiento, leo, respiro, te recuerdo, ahora verde. Tacho, hago clic, oigo sin escuchar. Las sombras, el arte, la comida, el calor, la gente, el camino, me duele, me duele mucho. Escribo, bebo, me miras, obedezco. El incienso, hablo en broma, me agobio, el té, la pared, el champú, bailo, añoro. Me revelo, hablo en serio, el silencio es negro e infinito. La rueda, Sabina, las velas, sueño, la sangre, el móvil. ¿Por qué me has preguntado eso? Deprisa, lo “normal” y lo correcto, crujidos, la melancolía es tan grande como la memoria del pen drive. El agua caliente, un suspiro, miento, me pierdo, el caos. A veces lloro mientras duermo, digo la verdad y muerdo. Lo subreal, canto, extraño, caigo, mi ropa, los bares, me desconcierto, llamo. Viajo, reprendo, la radio, abandono, calcular, los cuchillos, los milagros, un portazo, el abrigo, Neruda, el perfume… Me quedo quieta, Internet, la utopía. Mi taza, la filosofía, las escaleras, lo hecho, la rama, los libros, la ideología, los locos, la noche, lo que se olvida. Palabras que mueren, el humo, el alba. Lo desconocido,las piedras, los cuerdos a los que no entiendo, la anarquía, el ruido, lo que me cuestiono, lo que encierro, la ceniza. El fucsia de las sábanas, duermo, quizás muero, doy vueltas, mi dosel, mañana… mañana otra vez, todo y nada…
¿Será esto vivir o simplemente estar viva?

6 comentarios:

Cris dijo...

Bravo, me ha gustado, dices mucho y a la vez no dices nada (creo que a veces por esas extrañas paradojas de la vida la "sobredosis" de inforación acaba creándote como un vacío, ¿no? eso lo aprendí en "El otoño del patriarca").

Ya somos tres los que lloramos mientras dormimos: Ismael Serrano, tú y yo.

Un saludo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Cuanto puede caber en un día, en una mente y en un pequeño espacio. Pero que bonito es poder decir todo esto, porque sólo es una página, pero toda una filosofía. Me ha gustado muchos.
Besitos

mariapan dijo...

Mercedes dile a tu amiga Cris que en esa lista somos cuatro ya..., yo también lloro cuando duermo y paso el resto de día fatal...
Me ha encantado tu visión del día, algún día me recuerdas que te enseñe mi "agua pa los calvos" creo que te gustará...
Como siempre: magnífica

Gabriel dijo...

esto es todo y no hay nada mas,aunque lo mejor es que no se necesita nada mas
suerte en tu caos

El callejón de los negros dijo...

En ocasiones, aunque parezca inmóvil, mi cabeza trabaja a destajo y enlaza pensamientos, ocurrencias, relaciona imposibles, lee los carteles de la calle y se pregunta cuestiones sin respuesta, y sigue pasando el día. Como en los primeros capítulos del Ulises (que todavía no he terminado y con la psique que arrastro ahora no me concentro para rematarlo) donde Bloom engancha pensamientos mientras recorre Dublin.

Saludos, y buen café.

Antonio

Luz de Gas dijo...

Estas viva para vivir

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...