lunes, 13 de octubre de 2008

Bombones, música militar y algunas cosas más



Noche de viernes, vuelvo a casa, el viento me empuja y me despeina; el cielo clarea, la lluvia está cerca, por eso llevo gabardina, entonces, pasando junto a un seto me tengo que parar… huele a Dama de Noche, como en mis veranos sanluqueños de la infancia. Huele a esa planta veraniega, y yo tengo la cara helada… No es caos, imagino que es el cambio climático.

El sábado Rajoy dice aquello de “Y mañana tengo el coñazo del desfile”. Manda un comunicado y rectifica. Yo no, a mi el desfile me parece un coñazo, casi subrayo esto con la canción que versionó Paco Ibáñez al castellano, y es que la música militar a mi tampoco me despierta.



La noche de ese sábado, encuentro en un escenario viejo y nuevo con Las dos Saras. Comparten con el público que las observa en su azotea su miedo a la muerte, al “que dirán”, al amor y el propio miedo al miedo…
Algo curioso de ir al teatro con mi querido Actorucho, es que luego puedes compartir alguna cerveza con las protagonistas, y conocer algunos entresijos de la obra. Después, vino, manjares blancos, fotos con las fotos de la Avenida; así de redundante y de barroco, como la modelo que luce unos pendientes de La Macarena…
Más tarde, a descubrir que la Utopía se construye de Coronitas, de recuerdos, de las correrías de Kike, de que Miguel se hace mayor, de Evaristo, el rey de la baraja…


Llegó ese cruel día, nos tenemos que separar… Y ahora cariño ¿Qué hago yo sin ti? Apareció aquél día que fue fiesta en Barcelona, en Jerez y en mi casa. Tal vez hoy en día no es la caja mas sofisticada, pero es una apuesta segura. Me encanta el chocolate, y los bombones aportan la variedad. Me he comido dos o tres cada día, para endulzar esos días rojos, o grises, o marrones, e incluso los carentes de cromatismo; pero todo tiene un fin, al menos fue bonito mientras duró.

41 comentarios:

Maria Muffin dijo...

Eso es lo que viene siendo un ratito bien aprobechao.

Los bombones, una pena, pero como dice mi versión del refrán:

Fué dulce mientras duró.

un besito.

Luz de Gas dijo...

Recuerdo a Paco Ibañez en el Olimpia, no porque estuviera yo allí que lo imaginé mil veces, sino por el doble disco con ese nombre.

Cuanto puede decir un hombre sólo con su guitarra y unos versos prestados.

A galopar, Como tu, La mala reputación, Palabras para Julia, etc, etc

Que bien te lo montas, no te falta de ná.

Besos

El Caliz de la Canina dijo...

Guardame uno de café miarma .....

Un abrazo canino.

La Canina seguirá cavilando .....

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Buen finde el tuyo. Me apunto al teatro y a los bombones, ¡que le vamos a hacer! y como la caja roja ya está vacía, voy a mirotear por mi despensa, que me ha dao mucha ganita de un bomboncito. Me lo como a tu salud. ¡Cuidao que envidiosa!, ¿verdad?
Besicos guapa

Señor Oscuro dijo...

Caja roja de nestlé, zaho y lindt... ¿Se nota que me encantan los bombones? Ayssss una buena peli, comodo y calentito en el sofá, y una caja de bombones... Mmmmmm...

Perdón por centrarme solo en esa parte del post jajajajaja!!!

Besotes ;)

Sergio dijo...

Lo importante es tener chocolate, algo interesante que hacer y no tener que soportar el coñazo que dan en la tele...

¡Un abrazo gata!

Persa dijo...

Gata, no me diga usted que no le gusta ver desfilar a la cabra de la Legión. Este año le han dorado los cuernos, cual estreno de cofradía de periferia.
Los bombones son una forma más de autohipocresía. "Voy a comerme sólo uno", "Bueno, el último, ahora sí", "Ojú, otro"...
¡Tabletazo de chocolate Valor de 500 gramos, no se engañe! Pa lo que me quea en el convento...

Ludwig Constantine dijo...

Yo también tengo el disco de Paco Ibánez, en vinilo además, y la música militar me produce el mismo efecto que a ti.

Cerca de mi calle hay varios jardines, y por la noches el olor a dama de ídem es casi agobiante.

La gata Roma dijo...

Buenas tardes. Lo que son las cosas, pones una caja de bombones y venís todos corriendo, jajaja, y eso que esa está mas vacía que la biblioteca de Alviol.

Muffin, han sido unos cuantos ratitos, tu sabes, la vida son ratitos, jejeje
Juan, mi madre ponía ese disco mucho, aún lo tenemos aquí. Recuerdo que los sábados lo ponía para limpiar, y ahora me hace gracia cuando recuerdo que me parecía que era una especie de cantante infantil, a lo Rosa León o algo, porque me encantaba lo de “Había una vez un lobito bueno…”. La cosa es que hace un par de años pude verlo en un pequeño teatro de Dos Hermanas, y me sonó igualito que en el Olimpia. Lo mismo me ocurrió cuando ví a Silvio Rodríguez, están hechos unos chavales. Y lo de que me lo monto bien, pues si, que no nos falte ni gloria, jeje realmente carezco de todo, o no, o sólo tengo lo importante, o tampoco, no sé… está nublado.
Canina, llegas tarde, ya ni quedan… Si me regalan otra caja te guardo alguno, que estás en los huesos hijo mío.
Nani, envidiosa yo que no tengo bombones, jejejejeje. Con el finde, hicimos lo que pudimos, y alguna cosa más. Anoche acabé en un pueblo de aquí cenando en una antigua fábrica de aceite… un sitio interesante la verdad.
Ojcu, te puedes quedar con la parte del post que quieras. Todas las marcas que has dicho me gustan, pero ya lo he comentado alguna vez; los que mi hermano trajo de Brujas son insuperables por el momento…
Sergio, cuando me desperté el domingo ya había pasado el desfile. Ví desde la cama a Fernando Alonso en diferido ganando el Gran Premio de Japón. Cada uno se toma el patriotismo como puede…
Ahora que lo dice Persa, siempre he tenido la gran duda de… ¿cómo se llama la cabra? ¿usted lo sabe? No me puedo creer lo de los cuernos; ya le digo, es que tampoco me desperté a tiempo… Lo de la autohipocresía es totalmente cierto, aunque esta vez he tenido mesura y me los dosifiqué relativamente bien…
Ludwig, of course, lo tengo en vinilo, que soy una retro, jejeje. La Dama de Noche suele desaparecer con los primeros fríos, aunque no sé que pasa, también me encontré una por el Parque de Maria Luisa la otra noche.

Kisses de chocolate

Persa dijo...

Se llama Rudolph.

mariapahn dijo...

...si, lo sé, tengo muuucho que leer; voy retrasada...uffff la pintura me tiene absorta (bueno, la pintura no, el intento de pintura que mis manitas realizan)Pero voy a ponerme al día porque no me pierdo ni un renglón de lo que hayas escrito.
Hoy se ha ido el Holograma y he paseado entre las fotos de la Bienal, a mí también me gustan los bombones...sigo con tus textos...

Dama dijo...

Ese chocolate sabe a despedida, amargo, con trocitos de naranja.
Quédate con la canción:
Entonces siempre acuerdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti, como ahora pienso.
Casualmente esta misma tarde he estado por allí, y me acordé de Falserío.
Un besazo.

El callejón de los negros dijo...

¡Como te torturas manijera!, hace poco regalé una junto a una botella de Glorioso...


A cuidarse y a mejorarse, cosa que veo no dejas de hacer, con estas entradas tan vivas.

Saludos, y ya me contarás donde estuviste por Carmona, el único sitio donde me atrevo con el tres por cuatro.

Antonio

La gata Roma dijo...

Vaya, es hablar de este chico y embrutecerme yo, que es Albiol, en fin, si es que todo se pega…

Persa.. ¿cómo el reno de la nariz roja? Mmmmmmm… ¿No me estará engañando? Que yo soy muy sensible con estas cosas, jajaja
María, tarea la tuya, ya he visto comentarios por ahí. Imagino que el miércoles quieres estar en paz o algo ¿eh? Sobre tu pintura, a ver si me enseñas algo de lo que vas haciendo, y en serio, tranquila con lo de la lectura, que no te estás perdiendo tanto.
Dama, como muchas cosas y muchas canciones en la vida, tomó mucha mas fuerza y sentido cuando crecí. En el concierto que antes le dije a Juan, no faltó, y lo que lloré, y lo que no lloré (que fue peor) “pa mi se queda”, que diría alguna. Yo también me acordé de él, y bueno, aquí he puesto una de las más normales, las fotos que nos hicimos mis amigos y yo andan entre lo surreal, el Pop Art trasnochado y lo ridículo…
Es verdad Callejonero, imagino que el primer requisito de la vividora es “torturarse”, jejeje De todas formas ya vendrán días mas grises, por eso me guardo cosas de estas en la manga, para recordar… A Carmona fuimos a cenar una amiga y yo, y habríamos ido más lejos si no fuera por aquello que cantó el flaco de: y por las autopistas de la libertad nadie se atreve a conducir sin cadenas… El caso es que con nuestras cadenas cenamos en La Almazara, imagino que lo conocerás, vamos, está en una antigua almazara, muy evidente. Si no lo conoces, te lo recomiendo.

Kisses miles

Du Guesclin dijo...

Muchas veces pienso que el cambio climático no tiene por qué ser tan nefasto; a ti te permite oler a Dama de Noche a mediados de Octubre; yo, que no soy muy amigo de la lluvia, me mojo poco; cada vez hace menos calor en verano.... En fin, es cuestión de ver las ventajas.

Al fin y al cabo, nunca creo que vayamos a ver un oso polar por mucho que se restituyera la capa de ozono. Y además dicen que son muy agresivos....

Saludos y por fin vuelvo a estar activo, que he tenido unos días "qué pa qué..."

Canónigo Alberico dijo...

Gataaaa, bomboneeesss???? avisaaa muje, yo me caigo de boca en la caja esa y no salgo ni pa respira.

Que me gusta un bombón y los dulces esos pequeñitos de chocolate también, uy ma liao.

Na muje que más que los bombones me gustan tus historias. A veces es un caos organizado, pero sigue siendo caos.
El sábado fui a una paellada con amigas y por supuesto me presenté sin paragüas y una a la que le tengo mucho cariño me dijo "¿Como puedes venir sin...." y me acordé de tí. Además pa más INRI habíamos quedao en la farmacia de la Puerta Carmona.

Besos y que viva el chocolate

Luz de Gas dijo...

Me lo bajé después de leerte para recordarlo y vaya tela, ese doble disco no envejece.

Besos

Doria dijo...

¡¡A cabalgar!! ¡¡A cabalgar!! Cantaba Ibañez.
No se si sabes Gata que el Teatro del Duque, actualmente de CC.OO., era antes de los sindicatos verticales franquistas (CNS) y allí se examinaban los artistas para obtener el "Carnet profesional de artista", imprescindible para poder actuar en público.
Saludos
Doria

Necio Hutopo dijo...

O de la historia que se acaba cuando nos damos cuenta que nos faltó poner el fin?

PEDRO DELGADO dijo...

No tengo muy claro para qué sirven los ejércitos, pero ¿Y los desfiles?
Al "pobre" Rajoy se las han dado todas en el mismo sitio por decir lo que pensamos muchos, pero claro lo de "personaje público" tiene su precio.. Total por un "desliz" de nada... Si lo hubiera dicho Zapatero hubiera sido otra cosa...

La canción de Ibáñez, genial. No la conocía.

Besinos, mi niña.

La gata Roma dijo...

En fin, llegó un martes con sabor a lunes; menos mal que esta semana será cortita…

Mi General, no sé yo… Si le digo la verdad, soy un poco costumbrista, a mi me gusta la Dama de Noche en verano, el frío en invierno, la lluvia en otoño… No sé si este batiburrillo de elementos cruzados me convence… Le preguntaría al super héroe conferenciante, pero no me da la gana que me dé lecciones ese, viniendo de dónde viene… Me alegro de su vuelta, espero que usted y el caballo estén bien.
Canónigo, no iba a desayunar, pero ya me has hecho pensar y… Sobre lo del sábado, no digas más, que esa farmacia además es casi familia, jejeje, si yo te contara…
Luz de gas, para nada, las cosas grandes son así, anacrónicas, intemporales, magníficas sin depender de tiempo y espacio.
Doria, sabía que ese teatro había tenido muchos usos anteriores, siempre relacionados con la escena, pero no sabía lo que cuentas. La verdad que hoy en día resulta hasta paradójico.
Mario, si, será que cuando fundió en negro y puso “THE END” yo estaba en el baño.
Pedro, no me tires de la lengua con los desfiles… Yo creo que a Zapatero también le habría caido una buena de los que profetizan la fragmentación de la Nación y cosas de estas.. Pero vamos, a mi me da igual quien lo diga, yo con no verlo… A ver si luego tengo suerte en tu casa, que por alguna cuestión técnica no puedo comentarte.

Kisses de martes, disfrazados de lunes of course

letizia dijo...

El peor miedo es el miedo al qué dirán. Te lo digo yo por experiencia. Me aterra lo que dice Peñafiel.

Besos de Princesa

Zapateiro dijo...

A mi me va más el olor a jazmín que a dama de noche, con diferencia, y lo cierto es que aún se pude disfrutar del finísimo olor de estos y es un lujo para el olfato.

A mí lo único militar que me ha gustado en mi vida ha sido ver en la calle la antigua Banda de Soria 9 detrás del palio de los Estudiantes.

El desfile un coñazo y un derroche sin sentido.

Tu relato del fin de semana estupendo.

Tu blog cada vez mejor y yo cada vez más enganchada a él.

Besos.

Nebulina dijo...

La verdad es que no tengo mucho que decirte...pero esa caja de bombones me dejó con hambre y pensando en los dobles sentidos...
Un beso ;)

El callejón de los negros dijo...

Sí, lo conozco, aunque me muevo más en el recorrido del mediodía, La Noria, Mingalario, Goya, y para comer prueba otro día en El Molino de la Romera, antes de llegar al Parador donde en una tarde de otoño te tomas un Miura viendo la vega y sales como nuevo.

La vieja Carmo ...

Saludos
Antonio

sevillana dijo...

¿Sabes cual es mi deporte favorito? Pues estar tirada en el sofa viendo una buena pelicula o algún programa entretenido y comer chocolate y la verdad es que me da igual que sean bombones como onzas, el caso es que sea chocolate.
Besitos

Agueda Torrado dijo...

sólo una vez en éste vida he tomado bombones nestlé... y no fue con Forest Gumb.

Fue por la caja de Guidí-diseño que quería tener entre mis manos de por vida

un besazo felino!

Herblay dijo...

Cómo me gusta este tema!!! Ronca me he quedado de cantarla... Me parece que estamos aún más hermanadas de lo que pensaba... ¿Y ese café???? Jajajaja... Besos

La gata Roma dijo...

Ando buscándome sustitutos; y bueno, no os lo vais a creer… Lacasitos; la calidad del chocolate no es para tirar cohetes pero… tienen tantos colores…

Señora Ortiz, no tenga miedo, Peñafiel sólo está enfadado; mándele una caja de bombones con una nota de su puño y letra.
Zapateiro, de pequeña teníamos jazmines en el patio del colegio, un lujo cuando llegaba la primavera y una cursilada lo que hacíamos; nos gustaba hacernos coronitas y cosas de estas con las flores blancas. Te agradezco tus palabras; pensaba en estos días que no tengo vergüenza y no paro de colgar tontadas que me pasan; pero si te gustan me doy por satisfecha.
Nebulina, ¿dobles sentidos? Mmmmm, casi todo lo tiene, jajaja
Con su propia moneda, el Carmo. Apunto tus recomendaciones, sobre todo porque vienen de ti, Callejonero, fijo que no me decepcionas.
Si Sevillana, pero a mi la verdad es que la variedad me gusta; por eso la ventaja de los bombones.
Águeda, me alegro de verte por aquí. El chico decía que nunca sabes lo que te va a tocar, pero esto trae una tarjetita para saber que es cada cosa; al carajo la metáfora…
Herblay, es que es un temazo, a mi me encanta… A ver si hacemos bien lo del café y se hace cena ¿no?

Kisses de colores

Amaya dijo...

Gata:
No me hables de chocolate que me derrito.tú sí que sabes..Besos desordenados

Híspalis dijo...

Amiga Mercedes, estás invitada al cumpleaños de un gran amigo en común, visita mi blog y no olvides llevar algún regalito.

En bello escucharte por la radio, por cierto.

Un fuerte beso.

Gondolero dijo...

Si en los momentos de caos es cuando se avenza, me parece que vamos a avanzar un montón.

Un gran blog, saludos.

Persa dijo...

Se lo juro por mis tres niños pelones, se llama Rudolph...

http://www.publico.es/televisionygente/164142/audiencia/desfile/parece/conazo

El callejón de los negros dijo...

Cuando vayas a volver me lodices y te digo más, los tres que te dije (el del Molino no, ese es de comer) son para cervecita o vino, montaditos en Mingalario (que como vayas en día de boda en Santa María está hasta arriba...), pero sobretodo tienen esencia y en algunos 'se prohibe escupir' como reza el cartel... estan en el entorno de la plaza arriba (san Fernando), y si callejeas por a calle Sol podrás quedar prendada...


Antonio

América dijo...

Creo que llego tarde para los bombones,y para todo lo demás!...Extraño cuando no tengo tiempo suficiente...Un abrazo.

La gata Roma dijo...

Bueno, pues como la vida sigue, yo sigo con mi trancacillo, aunque algo mejor; para colmo de mis males, mañana comienzo una nueva andadura, una nueva aventura, tal vez otro reto… ains, con las pocas fuerzas que tengo, pero bueno…

Amaya, hoy me vi rodeada de chocolate, pero entre mi desgana y las prisas, al final no me compré ninguno, lo mismo ahora me arrepiento…
Bueno Híspalis, ya me pasé, y fue todo un detalle por tu parte.
Gracias por tus palabras Gondolero, y verás como de esto aprendemos, que mas de uno… me voy a callar…
Bueno Persa, aceptamos barco… Pero se lo han currado poco, que diría mi hermano.
OK Callejonero, aunque lo mismo me vuelvo a plantar allí sin previo aviso, que la otra noche pretendíamos borrarnos del mundo, y tras darle alguna vuelta, sólo fuimos a Carmona, aunque fue un respiro momentaneo con el Alcázar del rey Pedro.
América, no llegas tarde, aquí no hay relojes, calendarios ni nada de eso, y además, estás disculpada.

Kisses

El Jardinero del Kaos dijo...

QUE MANERA TAN GRAFICA DE ESCRIBIR, ES ENVIDIABLE QUERIDA GATA...

Y SI...LES PONES UNA CAJA DE BOMBONES Y SE ARROJAN SOBRE ELLA DE CABEZA...

kissess!!!!

el aguaó dijo...

Bueno... llego tarde, muy tarde. Echando la vista atrás, me he dado cuenta que el fin de semana largo, para mí ha sido bastante aprovechado. Y encima empezó la semana y he estado tremendamente liado.

Me encantan los bombones, aunque no me gusta comérmelos a puñados. Me gusta comérmelos de uno en uno y después de comer. Moca y chocolate negro.

El desfile no lo he visto nunca... quizás porque es día de fiesta y la noche anterior suele ser proclive a la salida...

Un fuerte beso querida Gata.

La gata Roma dijo...

Muchas gracias Jardinero. Siempre que hacen referencia a mi forma de escribir me quedo algo desconcertada… Será que no sé cual es, no considero que tenga un estilo, pero no sé… tal vez algún día me autoanalice o algo…
Bueno Aguaó, yo no me quejo de mi fin de semana, pero los tiempos que vienen si que traen jaleo… Y los bombones, yo también los dosifico, si no, es tontería.
Kisses

Palmoba dijo...

Se acabarón?? quiere decir que disfrutaste la fiesta por cada uno de esos bombones que desaprecieron.
Siempre hay más cajas.

Orleans dijo...

Casi sin darme cuenta me he puesto melancólica...y eso que me apasionan los bombones...y ahora qué?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...