viernes, 8 de octubre de 2010

El cuadro que nunca sabré pintar


El médico se acercó a mi camilla con su bata blanca y un bisturí en la mano. Con él abrió la parte interna de mi dolorida rodilla, la más inflamada. De ella salió una bola del mundo azul brillante, dolorosa y aliviante a la vez, como en un cuadro de mi querida Frida Kahlo. Este ha sido uno de tantos sueños que en esta convalecencia parecen dar una escapada a mi subconsciente, alguna rara expresión para liberar el dolor que ni en brazos de Morfeo me deja.
Algunos lo verían en redes sociales o comentarios en blogs, incluso en mi columna. Lo cierto y verdad es que pese a haberme llevado un sustillo todo podía haber sido mucho más grave. Tal vez se cumple la teoría de que si vas correctamente, a la velocidad debida, con el casco, por más que un coche te dé, por más que no sea tu culpa, no te acaba pasando nada grave. Yo de hecho, a pesar de quejarme de lo doloroso de esta artritis traumática que padece mi rodilla, doy gracias cada día por no haberme roto nada… El susto, el cimbronazo y el dolor de cuerpo de la propia caída, es algo que por suerte pasa en unos días.

Mi madre dice que para mí no es ningún esfuerzo tener que estar tirada en el sofá con la pierna en alto; puede ser, no niego que hay jornadas de vagancia extrema en las que no hago mucho más. Pero estar condenada a esto, ya no porque el médico lo mande, sino porque cada paso duele, es otro cantar. Me he puesto a reparar en cosas muy absurdas, tanto que no sé si esto derivará en algún tipo de trastorno mental. Empecé por acostumbrarme a calcular todas mis necesidades básicas cuando se hace imprescindible levantarse, las reagrupo e intento que no se me olvide nada; es decir, si tengo ganas de ir al baño aprovecho para coger agua, tirar papeles y cosas de estas… Todo en un viaje, porque ahora cada paso es caro. De otra parte, mi madre me ha colocado una bandeja cerca con útiles de primera necesidad, agua, chicles, pañuelos de papel, o una caja de bombones en forma de corazón, cortesía de Andréu y señora, con los que de vez en cuando me endulzo la vida. Esto me hizo pensar que es curioso lo que cada uno considera necesidades básicas, esas que Maslow colocó en lo más bajo de su célebre pirámide. Para colmo, la caja de bombones murió este medio día…
Y de esto derivé en cosas más banales aún, dedicando largo rato a barruntar que sería fantástico que existiese un dulce que solo fuera la parte de arriba de las magdalenas, mi parte favorita. También he reflexionado mucho sobre los últimos estudios que analizan el bostezo como una función empática, basándose en que todos los mamíferos bostezan al ver bostezar a otros, incluso leer y en este caso, escribir sobre el bostezo, fomenta el mismo; vamos, que nadie me diga que no bosteza al leer este trozo porque no soportaría que alguien desmintiera el estudio y tuviera que volver a darle vueltas a todo aquello, con lo empática que soy yo.
En fin, que espero que poco a poco se vaya esta molestia, volver a caminar y a las aglomeraciones del metro. Lo que más pena me da de todo esto es no saber pintar y no poder hacer un cuadro como los de la pintora mexicana con mi rodilla abierta liberándose del peso y calor del mundo…

16 comentarios:

sevillana dijo...

Pero que te ha pasado?, es que vas como una loca (es broma lo de loca). Anda que el Sr. Andreu y esposa no te miman na.
Bueno a lo que vamos ¿te has hecho mucho daño? espero que no sea de gran importancia y te recuperes pronto.
Se me olvidaba decirte que soy un bicho raro y no he llegado a bostezar leyendo tu entrada, soy un poco dura para ello.
Mejorate, besos

Larisa dijo...

Adoro los cuadros de Frida. Recuerdo cuando mi prima también la adoraba y tenía la casa llena de reproducciones de sus obras. Allí la conocí y la admiré sin saber su nombre.

Cuídate. Pasar una temporada en el sofá, de relax, tampoco viene mal. Sería bonito que de tu rodilla brotaran unicornios. Pero lo de ser humano tiene sus limitaciones.

Abrazos con nicotina

Zapateiro dijo...

Pues no podrás pintar pero sí escribir entradas estupendas como esta, que me ha gustado bastante, la verdad. Así que ten siempre a mano el portátil y dale a las teclas aunque sea para que otros nos alegremos al comprobar que, pese a todo, tus cualidades siguen intactas.

¡Ánimo campeona!

Necio Hutopo dijo...

Y bueno, no mucho queda más desearte una pronto recuperación, me parece a mi

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Gata, adónde hay que enviarte los bombones.
No puede ser que una conveleciente no tenga con qué endulzarse la amargura de la lección.
Un beso, a mejorarse.

La gata Roma dijo...

Sevillana, nada, si yo iba de paquete… En el enlace de la columnita se explica mejor. Vamos, nada roto aunque la pierna está fastidiada y andar cuesta un poquito…
Y si, tu hermano y cuñada se portan, jejejeje son unos tíos postizos yo creo… Jops, yo al leer tu comentario y lo del bostezo si que me ha salido…

Larisa, yo la adoro, aunque me apena no poder pintar algo que minimamente se le parezca…

Zapat, es que eres morbosilla y te mola cuando cuento mi vida, mi ajuar y esas cosas, jajaja El portátil es de los pocos consuelos que me queda así que no lo perderé mucho de vista…

Muchas gracias Mario, esperemos que esto dure poco… por mi salud y la de los que me rodean…

No cogé ventaja, en tu última entrada casi te digo donde vivo, jejeje Pero tranquilo, mi madre también me mima, me ha comprado Lacasitos como cuando era peque, y en un rato viene una amiga a verme provista de algunas cosas más, jajaja
Que engorde va a ser esto por dios…


Kisses a todos y gracias

pregonero_de_sevilla dijo...

Estoy con Zapateiro, esto de la cojera le está sentando muy bien a tu prosa, cada día escribes mejor. Aunque sin duda, yo me quedo con lo que dice tu madre, jajaja!! Qué grande!!

El Naranjito dijo...

Ánimo Gatilla, me he enterado tarde de lo de tu porrazo con la amoto. Recuperate pronto, no veas mucha tele, cuidaito con los bombones, practica lo de la pintura, pero sobre todo, sigue escribiendo.
Recuperate y sigue correteando por estos lares.
Tambien me he enterado tarde lo de "tu columna", ero a partir de ahora te seguiré.
Un saludo.

Justa y Rufina dijo...

Te deseo una pronta recuperación.

Un abrazo.

P.D. Cuidadito con los bombones!!!

Rebeca dijo...

Lo que hace no tener nada que hacer!!! seguro que nadie se hubiera parado a pensar en el bostezo en otras circunstáncias.
Ponte buena pronto, haz reposo, atiborrate de bombones, deja que te mimen, no pienses mucho y sabes que si quieres, aunque no seas como Frida, seguro que también te puedes poner a pintar maravillosos cuadros, eso sí, nada de descuidarse y dejarse bigote ¿Vale?

Dama dijo...

A mi aterroriza Frida, y a veces pienso que enloquezco cuando creo que ponerse enferma trae cajas y cajas de bombones...

Un beso, que te mejores.

Juanma dijo...

¿Un dulce que sólo fuera la parte de arriba de las magdalenas? Sin ser dulcero, que no lo soy, sería mi perdición. Pocas cosas imagina uno mejores.

Mucho ánimo y paciencia. Poquito a poco.
También la tengo yo con eso que sabemos que sabes.

Besos, mi querida Gata.

impresiones de una tortuga dijo...

¡AY! Gata, ¡que no me entero de nada!¡qué susto! ¿no?.
Oye, pues no me importaría a mí estar unos días (sin nada roto)descansando en el sofá y mandado por el médico, porque estoy "agotá" y, además, me encantan las magdalenas, los bombones y Frida.
No he bostezado, pero he tenido amago.
Pronta recuperación, Gata y sigue reflexionando, que algo sacarás y después nos lo cuentas. Saludos.





1

La gata Roma dijo...

Pregonero, tú que me lees con buenos ojos… aunque lo del reposo… pufff… Por más que mi madre diga, esto es un coñazo ya…

No pasa nada Naranjito, la Columna lleva ahí tela de tiempo, jejeje pero tampoco te pierdes mucho….

Muchas gracias Justa y Rufina, a ver si es verdad…

No veas Rebeca, esto es matar el tiempo por matarlo… Pero tranquila, no descuidaré la depilación, aunque físicamente no es mi mejor momento… jejeje

Dama, hay un extraño vínculo entre la enfermedad y la comida… o eso parece.

Juanma, yo tampoco soy muy dulcera, pero lo de las partes de arriba de las magdalenas sería un graaaan invento. Esperemos que lo tuyo, lo vuestro, se sepa pronto.

Tortuga, no pasa nada, un golpetazo moto-coche. Si llego a ir en el coche ni habría anécdota, la cosa era ir de paquete en la moto, que le daba emoción al tema… Y bueno, aunque no tengo nada roto, te aseguro que duele, intenta buscar otra excusa para el reposo…


El miércoles voy al traumatólogo, a ver que me dice, y si me quitan la inflamación de la rodilla de una maldita vez… Me encantaría que me la abrieran como en mi sueño… Mira que si al final tengo ahí una bola del mundo y todo…

Puffffff

Kisses

eres_mi_cruz dijo...

deberías barruntar más a menudo... lo cuál no quiere decir que vayas metiendo la pata debajo de cosas gordas y pesadas... pero es que barruntas con mucha gracia...

barruntando, barruntando... se me ocurre que podría haber sido mucho peor... si en vez de una bola del mundo, hubiese salido Frankie Avalon cantándote tu historia es triste de contar...

La gata Roma dijo...

Mi historia es altamente triste Eres_mi_cruz y más que lo es a diario…
Y barruntando en la última entrada ya me he puesto hasta densa, pero… es lo que tiene…

Kisses

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...