sábado, 11 de febrero de 2017

Me estoy doctorando, ergo, debo estar muy loca




   Empiezo a pensar que hay dos clases de personas que se doctoran:
  Por un lado hay gente de nervios de acero, que toma decisiones juiciosas y tiene una disciplina espartana para su trabajo. Se doctoran porque lo harán de forma eficaz, porque si se propusieran cultivar un huerto comerían tomates al poco tiempo y si quisieran navegar, sacarían títulos de patronaje de barcos en semanas.
   Por otra parte, hay gente, entre la que me incluyo, que de una forma algo azarosa y bastante esquizoide llega a recalar en el puerto doctoral. Lo hacemos porque hay cosas que nos gustan, nos gustan mucho, y es apasionante pensar que puedes dedicarte a darle vueltas a lo que te flipa. En ese momento de euforia, no pensamos en la esclavitud, la soledad o la condena que puede suponer un reto así. Nuestra disciplina es más impulsiva que otra cosa; en mi caso, me muevo más por cabezonería que por una férrea imposición de rutinas y trabajos.

   Me estoy doctorando y con frecuencia me pregunto si estaré loca…

   Esta elección te condena a algo que podríamos denominar "friquismo académico". Es la excusa de una imposición a bucear en algo que te gusta, y que se acaba por convertir en un tema central, que poca gente entiende, que a casi nadie le interesa, y que tú ves por todas partes, ya sea leyendo revistas especializadas, viendo la tele o tomando café. Si eras un poco antisocial, esto es el remate, la monomanía llevada al extremo.

   También te acabas por convertir en una rara especie de animal, que ávidamente busca congresos, publicaciones, cursos, y en general, foros donde escuchar o leer sobre "tu tema" y lo mejor, donde expresarte tú al respecto. Allí, a veces, te cruzas con seres muy semejantes, y aunque son encuentros fugaces, el universo se congela para que puedas disfrutarlo.
   Casi abracé como una loca, como la loca que soy, a la chica que me abordó tras una comunicación, interesada en incorporar en su estudio algunas cuestiones que yo había comentado. Por mi parte, me esforcé en aparentar madurez, profesionalidad, seguridad y toda clase de cosas que enmascararan que estoy desquiciada y que de buena gana, habría pegado saltos. Probablemente, mi excesiva sonrisa al darle mi tarjeta me delató a ojos entrenados, pero la cosa es que, la gente loca como yo, encontramos una rara gratificación en estas cosas.
Alguien que quiere saber sobre "tu tema", que quiere incluso asesoramiento… ¡Que cosa más grande!

   No todo es bueno, claro. A veces te das cuenta de que estás en una conferencia, negando con la cabeza, haciendo aspavientos, y encima, en primera fila…

Mostrarte a favor y en contra de propuestas en el marco de estos encuentros tiene un aliciente extra si se habilita un hastag ad hoc para la ocasión, porque ahí, acabas por darlo todo; troleo científico en estado puro.

   Por supuesto, otro motivo de esa desaforada búsqueda de publicaciones, cursos y comunicaciones, es que la administración educativa te obliga a demostrar que estás trabajando, que lo haces incansablemente y de forma tan brillante, que eres productiva. Lo llaman excelencia, y algún día se tipificará como forma de tortura del mundo moderno.
   Cuesta que tu entorno cercano entienda la desolación de que te rechacen en una revista JCR ¡que calamidad!
    También les cuesta entender tus alegrías; que alguien cite tu trabajo, aparecer en DIALNET, que te recomienden por aquí y por allá aunque todo quede en nada.

   Ahora puedes decir que eres PHD Student, tan pedante y molón como suena, sí.

   Ahora necesitas becas, ayudas, cumplir requisitos cada vez más duros, justificar tu trabajo, venderlo y venderte a ti misma.
   Pensar que quieres investigar en, ojo al dato, ¡España!
Tienes que pensar en ello, sin que te den dementes ataques de risa o desequilibrantes ataques de pánico.

   Me estoy doctorando, asumo que estaré algo loca, y lo peor es que no he hecho más que empezar. 

2 comentarios:

Rebeca dijo...

¡Qué guay! Aplaudo tu decisión. Llevo un par de años dándole vueltas a lo del doctorado, el problema es que me piden otro master más por los créditos de investigación antes de poder acceder al programa de docotorado, por el maldito Bolonia, yo ya soy viejecita para estas cosas.
Mucho ánimo, me encanta que haya gente con ganas de convertirse en un "friki" del conocimiento y que nos haga avanzar y evolucionar, da igual lo duro que sea, seguro que vale la pena, camino a la excelencia, suena hasta bonito. Suerte.

La gata Roma dijo...

Si bueno, yo tengo una edad, pero como dí varias vueltas en la vida, llegué a la universidad tarde, con el consiguiente ingreso en Bolonia de cabeza por lo que al menos sí pude ser más consciente de los requisitos, los idiomáticos incluidos, que me han entorpecido un poco la historia, pero aquí andamos.
Mi universidad da la opción de que te matricules en el programa de doctorado y curses sólo los créditos de investigación, bien de un máster o bien de un curso específico que se organice, así es más justo dentro de lo que cabe, y el tiempo y el dinero son más reducidos. Te lo digo porque lo mismo puedes hacer algo de eso. La verdad es que creo que se te daría bien, y que por tu experiencia profesional tienes mucho que aportar…
Es que mi tesis tiene cierto ámbito relacionado con lo sanitario y os estoy cogiendo muuuuucho cariño.

Un beso y me paso a leerte en cuanto tenga un hueco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...