jueves, 27 de octubre de 2011

Bordeaux



Mi querido Eres_mi_cruz ya me avisó de cuanto podría gustarme Burdeos y sobre todo el Garona. Tenía razón, el Garona es un señor río.
La ciudad no es ni grande ni pequeña, está limpia, bien comunicada y llena de vida. Los tranvías pueden llevarte a casi cualquier lugar, y donde ellos no llegan te lleva algún autobús. De hecho, ahora mismo poseo una tarjeta de transporte urbano que me reconoce como habitante de la ciudad, ya que mi amiga, anfitriona y Erasmus, me puso el domicilio de su residencia. Es una
picaresca a medio camino, ya que podía haber optado por colarme sin pagar, o sacar la tarjeta de visitante, que valía diez euros en lugar de los ocho que pagué por la mía, con fotito y todo.

Resultó que cuando llegué, según mi amiga sevillana había “una feria”, según un compañero vasco suyo, “sólo eran unas barracas”. Resultó que lo que había en la Explanade des Quinconces era lo que aquí sería “la Calle del Infierno”, esto es, “cacharritos” en sevillano, y atracciones en español, que luego resulta que no se nos entiende. Bueno, pues había atracciones, tómbolas, puestos de gofres… Muy surreal, ya que los personajes típicos son igualitos, solo que las carajotadas de la tómbola las dicen en gabacho, pero por lo demás, igual, con la excepción de l
os algodones. Hay algodón de azúcar de cocacola, de pistacho, de limón… de unas quince cosas o así, y… ¿de qué me lo compré yo? De fresa corriente y moliente… soy idiota, pero me asustaba la innovación…
La noria también era algo diferente, más insegura que la que yo he visto por aquí, menos rejas y medidas de seguridad, como en las atracciones de antaño, donde si te la pegabas, mala suerte… La cosa es que ese paseo en noria propició grandes fotos de la capital del vino.


Básicamente, Burdeos me ha parecido un ejemplo en muchos sentidos. Ejemplo de conservación arquitectónica, sus edificios y fachadas preciosos y monumentales, aunque la salvedad casi fue la más decepcionante para mí, la casa donde murió Goya está demasiado moderna para mi gusto, pero bueno, no podía ser todo perfecto. Me encantó el Pont de Pierre pese al caos que había en él, gran trasiego de peatones, ciclistas y coches. También me gustó mucho el Teatro Víctor Louis con sus nueve musas y sus tres diosas. Me encantó la Victoire, la calle Saint Caterine y todo su centro peatonal repleto de tiendas. También hay que destacar la catedral de Saint André y algunas iglesias que todos pueden buscar por internet, y si tienen suerte, en alguna guía. Digo lo de la suerte porque yo guía no encontré, pero bueno, confeccioné una con la red de redes. El caso es que nadie me avisó de que me maravillaría la grandeza del edificio donde está el Museo de Aquitania, o que una vez más volvería de un viaje sin ver algún museo, el de Bellas Artes permanece cerrado este mes… Aún no sé qué hacía allí un carrusel cercano a la Plaice de le Comedie, aunque corrí hacia él como una niña. La sorpresa del Museo de Arte Contemporáneo, con raras instalaciones incluido el experimento de “La cárcel de Standford”, más impresionante que en los libros… Aunque personalmente yo habría deseado un poco más de Magritte y un poco menos de pintura de dedos…
El agua de la fuente de Las tres Gracias estaba rosa, en solidaridad con el cáncer de mama, por lo visto en junio la ponen color burdeos en honor a la fiesta del vino.
Pero puede que sin lugar a dudas, lo que en cierto modo más me gustó fue esto:




No es la ciudad más famosa, ni la más grande. El aeropuerto es una quinta parte del de Sevilla, que no tiene un tamaño muy allá; pero quizás todo esto le aporta más encanto. Es una ciudad limpia, donde los franceses son amables lejos de tópicos. La calle está repleta de vida, el transporte es barato y comer y beber, algo caro. El sol, más bajo que en mi tierra, baña por igual el gótico y el Art Nouveau, el agua es un juego y una gozada; los edificios se adaptan al estado de ánimo de cada cual, y dispones de un gran río al que lanzar pensamientos que la corriente deba llevarse.
Me ha encantado este rincón del mundo que recomiendo visitar encarecidamente, al fin y al cabo, ya lo decía Víctor Hugo en la entrada anterior, una deliciosa mezcla entre Amberes y Versalles, un lugar que a veces recuerda a Londres, otras simplemente a Burdeos, merece al menos una vez en la vida, una visita.

14 comentarios:

El vecino del 4º dijo...

Ves Gata, te vas acercando a Paris y tu sin saberlo...fijo que acabas contándonos los entresijos de ese viejo e infinito Paris que un día descubrirás...jejejejjeje...

viajar es vivir...debería ser obligatorio pa tos...que lo pongan en toas las costituciones...hoy mismo, por cierto me marcho a Atenas...ya te contaré...voy con camara en ristre y los ojos abiertos...en fin...

kises...

el vecino del 4º

La gata Roma dijo...

Atenas… ¡que envidia! Disfrútalo mucho…
Realmente sí, creo que lo de París debe ser progresivo, aunque tiene muy monopolizado el turismo y creo que hay mucha Francia por descubrir. De todas formas, Burdeos está a unos 600 km de la capital, vamos, allí te pilla más cerca Vitoria que París.
Me gustaría volver por toda esa región en coche, tiene que ser una gozada…

Kisses

eres_mi_cruz dijo...

me ha traído muchos recuerdos tu entrada, estuve dos veces en Bordeaux, la última con 27 años... ha llovido mucho, como se puede observar en el vídeo... y la juventud ya no es lo que era: sorprende la naturalidad con la que asisten tus amigas a tu milagroso prodigio...
espero que no te tocara una habitación con vistas al cementerio como a mí (queda solemnemente prometida diapositiva)... en cualquier caso, nada más apropiado para esas calles diseñadas para toparse con Jack the Ripper antes que con Luis XIV...
tus fotos, un ssssssubidón girondino...
después de tantos peligros, me alegra que estés de vuelta sana y salva...

La gata Roma dijo...

Jajajajajajaja, Eres mi cruz, ahora se ve muy tonto, pero yo estaba cagada pensando que dado mi natural torpe, caería presa de un resbalón, y encima tendría un vídeo para el cachondeito general… no caí, y agradezco tener un vídeo cutrecillo pero no ridículo del todo…
Eso sí, no pudiste contemplar la fantástica red tranviaria porque eso se hizo en 2005 o así, pero la verdad es que me parecía que aquello tiene que ser el sueño de un arquitecto. Es un compendio de practicidad, sostenibilidad y conservación que se ve en pocos sitios.
Sobre mi habitación, ya te contaré, porque como soy joven, y tiesa y con amigas Erasmus hicimos una adaptación de habitaciones en su residencia y… en fin, es que allí las residencias no son como aquí, creo que se han dado casos en que en una habitación han llegado a vivir seis personas pagando por una… Los de mantenimiento me veían cada mañana ir en albornoz a ducharme y se limitaban a saludar alegremente, en ningún momento pensaron que me estaba colando por la cara o algo…
Sinceramente, con todo lo que me ha pasado ya vagando por esos mundos de Dios, casi que este ha sido de los viajes más tranquilos….



Saludos y chapoteos

eres_mi_cruz dijo...

creo que lo he entendido bien:
los de mantenimiento por la mañana, o sea, machos reunidos con mucho frío... ven venir a una mujer (una hembra) en albornoz para ducharse... la saludan alegremente... ¡¡¡y en ningún momento pensaron que se estaba colando por la cara o algo!!!... pues qué libertinos estos franceses...

Rebeca dijo...

Qué acentito más rico! aunque sí, a mí me hacía falta la traducción en eso de los "cacharritos". No sabía que pudieran haber algodones de pistaño, seguramente yo tampoco hubiera sido valiente y me hubiera tirado al rosa que es el único que me parece de feria.
Estúpenda la caminata sobre el agua, jo! me han entrado unas ganas locas de viajar!

La gata Roma dijo...

Eres_mi_cruz, unos libertinos, eso lo sabe cualquiera. Pero en serio, la residencia era para un post diferente, había hasta una supuesta historia de asesinato que resultó no serlo, aunque mi amiga no está nada convencida con la explicación lógica.

Rebeca, esa es mi amiga Esther, la que filma, que tiene un acento hispalense bien marcado; tanto que su compañero vasco me dijo que yo no hablaba sevillano, que apenas me notaba el acento… Tal vez en contraste con ella tengo un habla más standarizada.
El Espejo del agua merece mucho la pena, aunque en Diciembre no sé yo…

Kisses

E..P.. dijo...

Hola Gata.
Con permiso.
Gracias.
A pesar de vivir cerca no conozco este precioso lugar que sin duda habría que visitar.
Por compañeros que suelen ir a París y alrededores se un poco de ello.
Aunque yo prefiero mi querida Donosti que es maravillosa y con muy buenas gente.
Soy de cerca de Sevilla y salí de allá hace 30 años vine a Guipuzcoa por cuestión de trabajo para dos meses, prueba que me encantó son 30 años y no lo cambio, y eso que me he recorrido casi todo el país.
No quiere decir esto de quitar valores a lo demás, por supuesto hay sitios maravillosos.
Gracias.
Saludos cordiales Gata.

La gata Roma dijo...

Hola E.P. bienvenido, estás en tu casa.
Lo bueno de viajar es eso, volver a la ciudad deseada. Tengo un buen amigo en San Sebastián, la verdad es que me pesa no haberlo visitado aún, porque tengo muchas ganas de conocer la ciudad. De momento lo más cerca que he llegado por aquellos lares es Bilbao, que creí que iba a ser una ciudad fea y todo lo contrario, me encantó, es muchísimo más bonito todo de lo que esperaba.
Te recomiendo la escapadilla a Burdeos si te animas, yo personalmente, estaría encantada de volver en coche, y eso que me pilla más lejos que a ti…

Kisses

Antonio dijo...

¡Vaya, qué bonito! Me ha gustado tu visión de Burdeos.

Antonio dijo...

¡Vaya, qué bonito! Me ha gustado tu visión de Burdeos.

Antonio dijo...

La repetición es por culpa de un error de Blogger, ¿eh?

La gata Roma dijo...

Jejeje, gracias por duplicado Antonio.

La gata Roma dijo...

No te borro comentarios porque quedaría el último sin sentido, endría que borrarlo también y no sé, soy muy bloja para tanto borrar, y explico esto en otro comentario porque me niego a quedarme en 13… grrrrrrr

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...