jueves, 8 de octubre de 2009

1, 2, 3… nimiedades


PUNTO LIMPIO


Primera visita a semejante lugar, un directorio algo ambiguo a la entrada, y un trabajador más esclarecedor. Indicamos lo que traemos, y él nos da el número mágico, el 9, ese es nuestro destino.
Nos detenemos junto al 7, ella se deshace de la primera máquina de vapor que tuvimos, y yo me lleno de polvo quitando la caja de la siguiente víctima, porque nadie tira las cosas con la caja… Me aproximo con la CPU y con emoción miro ese cúmulo de electrodos, carcasas, cables y electrodomésticos que en su día fueron útiles. Lo lanzo con ganas y cae en medio de un mogollón de chatarra electrónica. Ha sido una gozada, tanto que me da pena no tener más cosas que seguir tirando. Mer busca donde se tiran los cartones y papeles para la caja, y yo no me resisto a hacer un par de fotos, con más pena que gloria pues la luz me da en toda la pantalla de la cámara. Mientras, el surrealismo del lugar me lleva a pensar porqué nuestro cerebro no tiene algo parecido; un punto limpio, un lugar en que de forma clasificada y dividida por sectores, podamos arrojar todo lo que molesta, lo que estorba, lo que ocupa sitio y nos lastra para continuar; un área acotada para todo lo que no nos deja avanzar. Mer vuelve emocionada por la visión de una grúa aplastando papeles y cartones, y se acaba nuestra visita. Saliendo un cartel indica el lugar donde se tira la ropa; nuestra mente vuela. En la próxima visita podremos quitarnos la rémora de la moda de los noventa.

LA LLAMA

Por desgracia la carta de ese lugar ha menguado, y ya no sé si va a seguir siendo nuestro “cuartel general”. De todas formas, la otra noche fuimos, y al sentarnos un amigo repara en que la vela de nuestra mesa está apagada. Intenta encenderla con mi mechero pero no puede. Yo lo logro, me había dado cuenta del problema, el caño del aire acondicionado es muy fuerte y la llama peligra. Como entretenerme en nimiedades es uno de mis grandes vicios, durante un rato giro y giro el plato cuadrado donde está la vela para buscar el ángulo en el que el aire la perjudica menos. Tras un rato invertido en semejante tontería, es imposible, le da por todos lados, no hay manera de ocultarlo. De vez en cuando me distraigo mirando como la llama resiste los envites del aire artificial. Cuando nos vamos sigue encendida, algo que no creía posible y tal absurdez me alegra.


LA CANCIÓN

Hace ya algunos años alguien me dijo cuanto le gustaba cierta canción; como a mí no me gustaba demasiado nunca le eché mucha cuenta a aquello. El otro día la escuché después de mucho tiempo. Recordé aquel comentario, aquella situación, y por un momento todo pareció encajar, casi una respuesta clarificadora parecía saltar entre notas y palabras… Al terminar el tema, pensé que como tantas veces, podía ser que me equivocara, y no había mensaje ni nada parecido, aunque por suerte, ya da igual.



---------------------------------------------------------------------------


Sí, no entiendo bien esta entrada ni yo, pero así estamos ya, he reparado en varias cosas pequeñas y aquí se quedan…

14 comentarios:

Du Guesclin dijo...

Has traicionado el espíritu de los Diógenes... Nunca se deben tirar los ordenadores, se amontonan hatsa que los tira otro. Yo tengo dos en casa de mis padres que me da miedo encenderlos porque son una joya de la bacteriología informática: tienen todos los virus habidos y por haber (hasta del audiogalaxy le quedan seguro).
Respecto a las velas, ¿puede ser que me suene esa bar? Yo que se...

Saludos.

PS. Cuando un hermano reniega de ti, ¿como se llama a eso? ¿apostasía hermanal? Ya te contaré...

El callejón de los negros dijo...

Hay mucho mito en lo del reciclaje.

Con tus historias me han surgido otras en mi cabeza...de un lado para otro... algo se hila entre vela y vela...

Muchos de esos que tu nos mandas...

Antonio

Rick dijo...

Hola, he estado echándole un vistazo a tu blog y me ha gustado bastante así que quería proponerte un intercambio de enlaces. Yo también tengo un blog, que quizá pueda interesarte, llamado El quimérico inquilino. Lo puedes ver entrando en mi perfil. Si te parece bien la propuesta coméntamelo en el blog.

Un saludo.

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Ciertamente me tienes enganchado. Mejor dicho, nos tienes encantado a Jacint y a mí. Orgullosos de que podamos seguir aprendiendo de nuestros hijos, especialmente de gente como tú, que aporta tanta frescura y dignidad a las cosas mundanas transformándolas en relatos apasionantes. La literatura tiene esa ventaja genial, acepta el surrealismo antes que la mediocridad. Eres única.

El callejón de los negros dijo...

Este estilo me gusta, uno va contando cosas y el lector se divierte con el collage...

Es un buen camino... y como te dije por otro medio... en el reciclaje hay mucho mito...

Salud(os) besucones

El Caliz de la Canina dijo...

La Gata en plena acción.Ojalá reciclaramos más.

Es gusto escribir cuando la mente está despierta y activa.

Un abrazo canino.

La Canina seguirá cavilando .....

La gata Roma dijo...

Buenos días tengan ustedes


Mi general, yo no he traicionado nada, es que a veces nos da el ataque y… Ese ordenador no creo que llegara ni a conocer los virus, nunca llegó a saber lo que era internet, de hecho no recuerdo si tenía ratón… El bar está por Sevilla Este, no sé yo si entra en tus dominios
…Antonio ¿y habrá historias de velas en el callejón? Espero que si.
Rick, mis abogados analizarán la propuesta. Gracias
Natural de Sevilla, me sonrojas. Llamar literatura a esto creo que es demasiado, pero me honra mucho que tú y Jacinta me sigáis, no me importa escribir mejor o peor, que la gente te lea es ya demasiado…
Antonio bis, gracias, los caminos son los que van saliendo… no hay premeditación.
Gracias Canina, aunque no sé cuan despierta estoy… En mi casa separamos la basura, e intentamos reciclar todo lo posible…

Kisses a todos

misántropo dijo...

Érase una mujer a una camara pegada
érase una mujer superlativa
érase una gata visceral y esquiva
érase una mujer por la realidad cegada

dama dijo...

Nadie disfruta más que yo en un punto limpio. Me enacanta ir a tirar cosas y a mirar lo que se ha tirado, y además, el operario es súper colaborador.
Quizás el diógenes que llevo dentro me haga ser así, que a veces voy por la calle mirando de reojo los contenedores...

Con respecto a las llamas apagadas y las canciones recordadas, nada mejor que ocurra para que tu cabeza se active y nos regale originalidades como sólo tú sabes.

Moe de Triana dijo...

Haberme dicho que ibas a tirar tiestos y te hubiera dao yo 8 o 9 cajitas de cartón de estas de los frigoríficos llenas de tiestos, poquita cosa vamos.

Un saludaso.

mariapahn dijo...

Gatita mía, yo tengo un lugar donde tirar todo lo feo; supongo que la edad te hará encontrar el tuyo...sigues siendo muy joven jejeje.

Con respecto a la llama... ummm, yo me habría quemado un dedo ¡estoy segura! por eso, si lo intento tres veces y no resulta, busco otra vela.

Y bueno, ¿una señal? ¡seguro! la música sirve para eso, para comunicarnos cuando las palabras son pocas o cuando la verguenza atora o simplemente cuando el juego lo único que depara es que después de unos años te des cuenta de lo que fue....

Un besito muuuuy grande desde mi rincón de trasnochada.

La Lengua De Sócrates dijo...

Hola he estado echandole un vistazo a tu blog me gusta la forma en que relatas, te ire siguiendo mas yo me acabo de abrir un blogg y soi nuevo en esto,si tienes un rato pasate e intercambiamos opiniones.
saludos sigue asi.

M. Andréu dijo...

Es bonito hablar de cosas inconexas y a veces absurdas. Al resto de los mortales nos hace estar vivos.

Por cierto, sigo vivo...

La gata Roma dijo...

Hola, ¿hay alguien? Imagino que la gran ausente soy yo, pero sigo viva, lo mismo actualizo y todo…


Misántropo, no sabes cuanto me gustó, sobre todo porque soy quevedesca a full, pero me debes un cuarteto y dos tercetos más…

Dama, a mi madre no la dejamos que se pare en los contenedores porque trae lío seguro.. y mi hermano de chico quería ser basurero…

Bueno Moe, habríamos disfrutado, ya lo dijo Dama, el punto limpio mola…

Jajajaja María, que no soy tan joven ya… pero quiero encontrar ese sitio… Yo soy hija de prioste, no me dan miedo las llamas o la cera, jejeje Tu último párrafo demuestra que me sigues conociendo bien a pesar de que no nos veamos…

Gracias Lengua de Sócrates, bienvenido.

Miguel, mejor a veces hablar de esas cosas, que serias y peores ya tengo muchas… Espero verte algún día, seguro que si.


Kisses miles a todos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...