lunes, 26 de enero de 2009

Con tan poco…





Soy feliz con poco, con muy poco; o tal vez con mucho, según se mire.

Visitar la restauración de Vera-Cruz, poder ver los baños árabes que se están rescatando, pisar ese suelo, tocar esas columnas… Mirar al techo, ver como se cuela la luz por estrellas de cristal… Descubrir un antiguo sagrario, marcador del paso del tiempo y las culturas, testigo de los siglos y los hombres… Vuelvo a llenarme de historia, de tradiciones, de personas que pisaron dónde yo pisé hace más de mil años… No sé si llegará el día en que pensar eso no me dé escalofríos…





Soy feliz como los niños que fascinados contemplaban en plena calle Sierpes la magia de la música de El Mago de Oz.



Soy feliz con una copa de oloroso, o dos… Tal vez sea muy poco, y para mi es mucho pero siempre he creído que la felicidad es eso, un montón de pequeñas cosas, como salir a la Avenida y oler a incienso, aunque sea un engaño para los sentidos, aunque no sean fechas…




Pero llegados a este punto se me plantean dos grandes dilemas, para empezar ¿es pecado pedir agua en según qué tascas?


Y por otra parte, ¿por qué el camarero de El Rinconcillo va en su día libre a Casa Morales? Me parece cuanto menos curioso…


En fin, este blog acaba de hacer su primer “robado”, me da miedo pensar que pasará de aquí en adelante… No garantizo los códigos éticos en los contenidos a partir de ahora…

21 comentarios:

Ego dijo...

Eres feliz.
Bravo por ello.
Brindaremos, pues.
Y sí, tenías razón sobre Roma. Ya te hablo con conocimiento de causa.
Eso que no soy feliz.
Un (b)eso

Luz de Gas dijo...

A mi me parece un posado robado, no nos engañes.

Disfruta de la felicidad

Juanma dijo...

Que no, Juan, es un robado en toda regla. Habrá que tener cuidado. ¿Gata paparazzi habemus?
Bueno, es broma. Las pequeñas cosas siempre son las más inabarcables. Nos hacen casi siempre feliz. Ay, cuando eso no ocurre...

Un beso, mi querida Gata.

El callejón de los negros dijo...

Tu felicidad pasa por las estrellas, eso está bien, no hace mucho en el Arroyo donde me mojo los pies también las recordé, no eran de la calle Baños pero eran Baños de la Reina, en Valencia...

Y claro, es un posado de mucho nivel, como se apoya en la pared, esa mirada, esas manos en los bolsillos...

A todo esto felicidades por tu felicidad. ¿y quien dijo que no es tiempo de incienso?

Antonio

Necio Hutopo dijo...

"Soy feliz con una copa de oloroso, o dos"… Bueno, mujer, que con copas de más algunos (no todos, que hay cada malacopa suelto por el mundo) somos felices...

el aguaó dijo...

La felicidad reside en todos esos pequeños detalles de los que yo hablé en una ocasión. Son esas pequeñas cosas las que hacen posible que la felicidad se desparrame por nuestros costados.

Son los pequeños puntitos que mueven el mundo en un entramado de belleza interior, armonía y equilibrio. Lo que hacen posible que la motivación crezca y sigamos tirando del carro.

No. No me he comido a don Francisco ni tengo verborrea literaria, tan sólo me he dado cuenta que ha salido el sol y hacía tiempo que no lo veía. Y es uno de esos pequeños detalles que me hacen sonreír. Como los tuyos.

Un puñado de besos en cántara de agua hecha en Triana.

el aguaó dijo...

P.D. Perdón... se me olvidaba. ¿Cuando se puede ver la Casa Hermandad de Vera+Cruz?, ¿está abierta al público o es que gozas de pase VIP?. Senkiu y lamento el despiste.

Besos de nuevo.

Zapateiro dijo...

Un oloroso también me tomaba yo de aperitivo, que estas horas son propias. La capilla de la Vera Cruz también la visitaba si dispusiera de tiempo estos días, cosa que veo difícil. Y mezclarme entre la bulla del centro y escuchar a los que toman la calle. ¿Qué más? Así da gusto. ¿Cómo no ser feliz con los detalles?

P.D.: creo que beber agua en casa Morales no es la mejor opción, pero la libertad es buena ejercerla en todos los sentidos;)

Un beso.

La gata Roma dijo...

Voy y vengo de aquí a la tasca, que como el jefe está como está, y yo no doy abasto… Ahora explico lo del robado, que es como su nombre indica.


Hombre Ego, como todo el mundo, lo soy a ratos. Me alegro de que pisaras la ciudad eterna, ahora cada vez que vuelvas será mejor.
Juan, si que es cierto que acabó posando. Se tiraron varias fotos, y en un principio estaba de espaldas, pero con tanto flash acabó mirando imagino que por curiosidad de saber a que leches le hacíamos fotos… Lo mejor es el francés de al lado, que ese si que posa, y contento, claro, estaba dándole al Cúner el gabacho que era gloria…
Claro Juanma, los blogueros son discretos y siempre llevan la cámara, jajaja. Y cuándo eso no ocurra… pues que tiren la llave porque entonces ya si que no podré tirar…
Antonio, para no sufrir este tipo de incienso en casa sólo lo pongo en Cuaresma, que si no me paso el día al borde del llanto o algo… Por cierto, yo también visité unos baños por aquella zona pero en Elche. Gracias por no dejar el Graderío y si que era allí la foto, yo además es que soy friolera, jejeje
Vaya Mario, lo de malacopa nunca lo había escuchado.
Bueno Aguaó, es eso, detalles para poder seguir tirando porque los días pesan. De todas formas, una sorpresa algo más grande de vez en cuando tampoco está mal. Sobre tu entrada, pues si, estoy de acuerdo y le añadiría cosas imagino, pero el concepto de regalos, felicidad y demás, que yo manejo es algo peculiar…
Yo también Zapateiro, que aún no almorcé… Lo del agua es que no sé, y a mi el agua me encanta pero allí… Espero que en estos días fatales, un poco como los míos, al igual que yo, puedas tener un respirito.

Kisses a todos y me volveré a Triana a limpiar la cocina..

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Mercedes, disfrutar de lo cotidiano, lo sencillo y de todo lo que nos dejaron nuestros antepasados, es lo más bonito que hay, al menos yo pienso así y comparto tus gusto. Me alegro mucho que disfrutes y seas feliz con estas cosas.
Besicos muchos preciosa.

Necio Hutopo dijo...

"lo de malacopa nunca lo había escuchado".

Ya ves, tu juntate con mingo y nunca te dormirás sin saber nada nuevo... no sé muy bien si útil, pero nuevo

Canónigo Alberico dijo...

uy Gata, esa foto del final es increible el camarero del Rinconcillo en su día libre se quita la tiza de la oreja

Besos

El callejón de los negros dijo...

Lo del camarero sin la tiza en la oreja... 'se ha caido un mito urbano'

Antonio

Mr Verdad dijo...

estaba por decir algo pero cuando lei el comentario de Groucho Marx, me lo olvide, por que me cague mucho de risa con el
un saludo y pasate si queres
Pesadilla

pregonero_de_sevilla dijo...

Nada más que vea a Fernandito le digo que conozco a la paparachi!!

No es raro ubicarlo en una tasca su día de descanso. En verano traslada la ruta tasquera a las de Sanlúcar y Chipiona.

Amaya dijo...

Eres feliz porque aprendiste a ser feliz gata.., el secreto de la felicidad es la atención..Yo soy feliz bajo el sol y frente al rio de mi Cordoba gitana, paseando por las callejas de su juderia, rezumantes de incienso y turistas.., viendo el anochecer sobre su mezquita.., con la sonrisa de un viejo, con la mirada abierta de un niño, con un poema travieso, con una copa de vino..,con un tejado caliente, con una gata de lino..Mil besos, hermana en el desorden, compañera de penas y felicidad

La gata Roma dijo...

Es bueno atesorar cosas como estas, para recordarlas cuando la semana empieza a pesar…

Nani, disfruto tanto con eso, me estremezco con testimonios en piedra de lo que no viví… Si vuelves a Sevilla hacemos un tour.
Bueno Mario, lo útil no tiene criterio uniforme, a mi lo de que sea nuevo me vale, jejeje
Canónigo, a lo mejor va a Morales a mangar tiza de allí…
Ya te digo Callejonero, lo mismo fue allí por mas tiza… Lo que no sé es como aguanta el equilibrio sin ella, creí que se le caería la cabeza…
Mr Verdad, bienvenido y me alegro de que te rieras con lo de Groucho; en cuanto tenga tiempo me paso.
Si Pregonero, gracias por tirar al suelo mi imagen de mujer discreta a la par que misteriosa, jajaja que vergüenza…
Amaya, seguramente si, hasta esto se aprende… La judería de Córdoba me encanta, por cierto, es un lujo perderse por allí para salir por una calle y reencontrarse.

Kisses a todos

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Enhorabuena Gata por ser feliz. Siempre hay que luchar por serlo y si San Francisco dijo: -que era feliz por necesitar poco y lo poco que necesitaba lo necesitaba poco- nosotros estamos obligados a serlo con todo lo que tenemos a nuestra disposición.
Besos, felicidades.

Letizia dijo...

Yo soy feliz con un príncipe y con nada menos, y mi doncella sería feliz si... tuviera más dinero.

Besos de Princesa

jose luis dijo...

Buen blog,saludos

La gata Roma dijo...

Mi capataz, a ver si me paso con su blog por tiempo, que aunque estamos lejos en edad, me da que estamos cerca en hermandades, conocidos y algunos gustos, de esos pequeños que conforman la felicidad.
Letizia, saber conformarse es una virtud, aunque lo mismo es muy del pueblo, jejeje
Muchas gracias Jjosé Luís.

Kisses

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...